Guía para crear un embudo de conversión en nuestra web

Marketing Online, Diseño de Páginas Web y Comercio Electrónico, hacemos que tus proyectos despeguen.

Inicio » Marketing Digital » Guía para crear un embudo de conversión en nuestra página web
Blog SBQ Diseño Web

Guía para crear un embudo de conversión en nuestra página web

Toda estrategia de Marketing Online conlleva el uso de un embudo de conversión y optimizarlo es fundamental para conseguir el éxito.


22

diciembre

2015

0

49 Flares Filament.io 49 Flares ×

Guía para crear un embudo de conversión en nuestra página web

Mucha gente no es consciente de que está usando un embudo de conversión, pero lo creas o no está ahí. Algo tan sencillo cómo pretender la suscripción  a nuestro blog, conlleva el uso de esta técnica para conseguir el fin que nos proponemos.

Le llamamos embudo, pero la realidad es que no lo es exactamente, ya que en este utensilio todo el liquido que vertemos en él obligatoriamente tendrá que salir por la parte inferior, y sin embargo en el caso de nuestro funnel de todos los usuarios que visitan nuestra web solamente un pequeño porcentaje de estos acabará realizando la acción que pretendemos que realicen.

Como ves nuestro embudo, está lleno de agujeros por los que se nos van los usuarios. Podíamos decir que se asemeja más a un colador que a un embudo propiamente dicho. En realidad se denomina así porque se trata de una forma gráfica de representar, o mejor aún, de  comprender cuales son los distintos procesos de conversión de un visitante en un cliente.

Vamos a verlo de una forma gráfica que seguro que lo entendemos mejor.

Elementos básicos de un embudo de conversión.

Embudo de conversiónLa representación que vamos a comentar es la forma básica pero los embudos pueden ser todo lo complejos que necesitemos. Todo va a depender de los procesos que pretendamos analizar. Lo normal es comenzar creando el básico y a medida que se va optimizando van apareciendo más parámetros que nos interese tener en cuenta.

  1. En la parte superior, la más ancha, el cliente potencial nos conoce y toma conciencia de nuestros productos o servicios. Aquí se encuentran los curiosos y las personas que llegan a la web por casualidad.
  2. En el segundo paso es donde permanecen los usuarios a los que hemos sido capaces de generar interés. Aquí el embudo se va estrechando ya que no a todo el mundo le va interesar lo que ofrecemos.
  3. En tercer lugar tenemos que generar la necesidad, el deseo de ese producto o servicio. Seguimos disminuyendo el número de usuarios que realmente estén interesados en lo que ofrecemos.
  4. Por último, se pide una acción. Esta es la parte más estrecha ya que solamente un pequeño porcentaje de los potenciales clientes se sentirán lo suficiente motivados como para realizar la acción.

Seguro que ya te habrás dado cuenta de la importancia de optimizar todos los pasos ya que cada uno de ellos es un filtro y los que lo pasan llegarán al siguiente nivel. Cualquier mejora nos reportará un importante incremento en los potenciales clientes que realicen la acción que pretendamos con nuestro proceso de conversión.

¿Cómo creamos nuestro embudo de conversión?

Tomando como ejemplo la figura anterior, nos plantearemos los pasos a realizar para definir cómo vamos a aumentar las perspectivas de que mas usuarios pasen los distintos filtros y completen el último paso el mayor número de personas.

El usuario toma conciencia de nuestros productos o servicios.

Todas las fases tienen que estar pensadas en la conversión y está, aunque sea la primera, no va ser menos importante. Tenemos que enfocarla en nuestro público objetivo y hacer que este sea consciente de que estamos ahí y le podemos resolver sus necesidades.

Debemos preguntarnos: ¿quién es mi cliente?,¿ dónde se encuentra? y si ¿lo que le ofrezco satisface sus necesidades?

Nos puede dar una idea si nos estamos enfocando bien hacia nuestro público objetivo analizando por ejemplo:

  • Como evoluciona nuestro tráfico orgánico y de donde procede.
  • La interacción que conseguimos en los medios sociales en los que estamos presentes y la cantidad de visitas que nos proveen interesadas por nuestros contenidos.
  • Si realizamos campañas de pago por clic también es importante analizar cuál es la tasa de clics o cuantas personas ven nuestros anuncios.

Lo que es verdaderamente importante es segmentar correctamente y centrarse únicamente en nuestro target. Si no lo hacemos llegaremos a personas sin ningún interés que son casi imposibles de convertir, y que lo único que nos generara es un alto porcentaje de rebote en nuestra página web con él perjuicio que ello supone.

Hacer crecer el interés de nuestros clientes potenciales.

Después de darnos a conocer necesitamos generar el interés por nuestros productos o servicios. Nuestra mejor herramienta es nuestra web y los contenidos que publicamos en ella.

Tenemos que centrarnos en general títulos que llamen la atención de nuestros visitantes y, a continuación, generar un gran contenido que le siga manteniendo el interés. Es la única forma de conseguir seguidores comprometidos y que acaben confiado en lo que les ofrecemos.

¿Cómo sabemos si lo estamos haciendo bien?

Mi recomendación es pedirles una acción que sea fácilmente medible. Por ejemplo, hacerles un regalo a cambio de que nos faciliten su correo electrónico es una buena forma de valorar el interés que tienen por nuestro producto o servicio.

Generar el deseo en el usuario.

En esta etapa es el momento de trabajar para que esos clientes potenciales que nos han facilitado, por ejemplo, su email (o lo que hayamos creado para generar su interés), pasen del interés al deseo.

Nos toca ir construyendo una relación con nuestros potenciales clientes. La mayor parte de las veces la gente busca una solución a un necesidad y si somos capaces de ofrecerles lo que necesitan, lo acabarán deseando. Este nivel puede ser un poco más difícil de analizar pero una métrica mensurable puede ser el hecho de que un alto porcentaje de los usuarios captado en el nivel anterior se mantiene fiel.

El cliente pasa a la acción.

Este es último y a la vez el más importante de nuestro embudo de conversión. Se trata del objetivo final que todo negocio tiene en mente: la venta.

Como podrás comprobar solamente un pequeño porcentaje de nuestros clientes potenciales llegan a este nivel. Da ahí la importancia de analizar todos los procesos previos para ir mejorando todos los niveles de forma que crezcan exponencialmente las posibilidades de conversión.

Una mejora de un 10% en alguna de nuestras fases del funnel puede significar una venta más por eso nunca debemos desaprovechar la oportunidad de seguir mejorado cualquier parte de nuestro proceso.

Conclusión:

Lo prioritario es tomar conciencia de que su construcción lleva un tiempo: primero tenemos que entenderlo, después analizarlo y por último, y no menos importante, estar constantemente mejorándolo.

Una vez que hemos conseguido que alguien realice la compra no es momento de detenernos, tenemos que pensar en otro embudo de conversión para que el cliente repita. Es el momento de poner en marcha la imaginación y seguir creciendo.

Pero, ¿qué pasa con las personas que se han ido quedando por el camino? No todo está perdido: se trata de buscar otro enfoque que les pueda atraer, pero eso lo expondré en otro articulo mas adelante.

Al principio ya te comenté que el embudo puede ser tan  complejo como lo necesite nuestra estrategia. El fin último es eliminar las objeciones y conseguir motivar a las personas para que lleguen a la acción.

¿Estás utilizando algún embudo de conversión en tu estrategia de Marketing Online? Cuéntame tus experiencias.

 

Elementos básicos de un embudo de conversión

49 Flares Twitter 0 Facebook 10 Google+ 16 LinkedIn 23 Email -- Filament.io 49 Flares ×

Publicado por


Comentarios desactivados en Guía para crear un embudo de conversión en nuestra página web